Seguro que a menudo te solicitan facilitar datos de carácter personal y acabas preguntándote qué derechos tienes en relación a la información facilitada. Mediante este pequeño artículo te ayudaremos a conocer qué derechos te asisten y cómo ejercerlos.

Los derechos de las personas interesadas se contemplan, principalmente, en la Ley Orgánica de Protección de Datos y Garantía de los Derechos Digitales, que ha adaptado la normativa recogida en el Reglamento Europeo de Protección de Datos (RGPD).

Derecho de Acceso

Cuando ejerces tu derecho de acceso estás accediendo a información acerca de los datos personales que se tratan, los fines para los que éstos se utilizan, si se cede o no a terceros, el plazo de conservación de los mismos y, en su caso, si se realizan transferencias internacionales.

Derecho de Rectificación

El derecho de rectificación de los datos personales te permite solicitar al responsable que complete aquellos datos que falten o rectifique los que sean inexactos en el menor tiempo posible.

Derecho de Supresión

Cuando practicas este derecho, le estás solicitando al responsable del tratamiento que suprima o elimine parte o todos tus datos personales, absteniéndose de difundirlos cuando éstos no sean necesarios para los fines para los que fueron recabados.

Derecho a la limitación del tratamiento

El ejercicio de este derecho supone que, a tu solicitud, no se aplicarán a tus datos personales las operaciones de tratamiento que en cada caso correspondan.

Podemos poner un sencillo ejemplo: Una persona solicita un préstamo hipotecario a un banco. Al cabo de un tiempo, encuentra otra entidad que le ofrece mejores condiciones por lo que le solicita al primer banco que cierre todas sus cuentas y elimine todos sus datos. Sin embargo, el banco está obligado por ley a conservar todos los datos durante diez años.

En consecuencia, esta persona ejercita su derecho de limitación de tratamiento ante el primer banco para que sus datos solo se usen bajo la prescripción legal y no para otros fines.

Derecho a la portabilidad

Este derecho es una versión mejorada del derecho de acceso. Ejercitar este derecho permite que tus datos se puedan mover, copiar o transferir fácilmente desde un entorno informático a otro, sin impedimentos.

No obstante, este derecho solo puede ejercitarse si el tratamiento se realiza mediante medios automatizados, si se basa en el consentimiento que hayas otorgado o en un contrato o bien cuando lo solicitas respecto a aquellos datos que has proporcionado al responsable y que te conciernan.

Un ejemplo de este derecho lo encontramos en aquellos casos en que solicitas que se porten tus datos de un operador telefónico a otro.

Derecho de oposición

Al ejercer este derecho, puedes impedir que tus datos personales sean tratados cuando existan razones fundadas y legítimas.

Podemos poner por ejemplo cuando una persona se opone al tratamiento de sus datos porque éste tiene como fines el marketing directo o la elaboración de perfiles.

Asimismo, el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) contiene el Derecho a no ser objeto de decisiones individualizadas automatizadas.

Este derecho se refiere a la elaboración automática de perfiles que consiste en cualquier forma de tratamiento de tus datos personales que evalúa aspectos personales relativos a la persona física, sin intervención humana.

Por poner un ejemplo podemos citar la denegación automática de una solicitud de crédito o préstamo online, sin intervención alguna humana.

Abogados especialistas en RGPD

 

Abrir chat