La aparición de la tecnología blockchain ha supuesto una revolución de muchos de los conceptos del mundo digital, entre ellos, la introducción de la escasez digital programable.

Dentro de esta idea se enmarcan los llamados Tokens No Fungibles (NFTs), también llamados criptocoleccionables, en los que, a diferencia de lo que ocurre en las criptomonedas, cada token no fungible es único y limitado en cantidad, lo que supone que cada token cuenta con un identificador único que garantiza su autenticidad e impide que sea sustituible por ningún otro token, aún cuando sea de la misma emisión.

 

1.- ¿Qué es un Token No Fungible o NFT?

 

Un Token No Fungible (NFT) es un tipo de token criptográfico, basado en la tecnología blockchain, que representa un activo único, ya sea un activo puramente digital o bien una versión tokenizada de un activo físico. Este activo puede ser desde una obra de arte digital o al clip de la emisión en directo del último tiro de Michael Jordan, el 14 de junio de 1998, en el sexto partido de la serie final de la NBA entre Chicago Bulls y Uah Jazz a falta de 17 segundos.

La principal característica de los NFTs es su falta de fungibilidad. Esto implica que un NFT no puede intercambiarse por otro NFT equivalente, lo que hace que cada uno sea único y diferente del resto. Esta cualidad, si bien impide que los NFTs sean empleados como medio de cambio general, tal y como ocurre con las monedas fiduciarias o con las criptomonedas, dota a cada de NFT de una unicidad hasta ahora desconocida en el mundo digital.

Hay que tener en cuenta que en la actualidad se están emitiendo NFTs que no son estrictamente “únicos”, sino de edición limitada; como los cromos digitales de jugadores de la NBA, de los que existen muy pocas unidades de cada cromo.

La otra gran característica de los NFTs radica en la cadena de bloques. Cada NFT está encriptado a través de esta tecnología, lo que permite seguir su historial y conocer quién ha sido su propietario en cada momento hasta llegar al creador. Se garantiza con ello la autenticidad del activo, al poder verificarse en todo momento quién es su creador.

 

2.- ¿Qué utilidades tienen los NFTs?

 

Consecuencia del carácter no fungible de los NFTs es su primera aplicación práctica: emplear los NFTs para emitir tokens coleccionables. Un NFT puede representar cualquier activo que, por su carácter único o muy limitado, se considere como objeto coleccionable.

Un claro ejemplo de esta utilidad puede verse en las economías de gaming, en que cada activo interno del juego está representado por un NFT, como cartas, “skins”, o equipamiento de los personajes.

Este uso como token coleccionable ha dado lugar también al “boom” de los artistas digitales. Cada obra de arte digital puede representarse a través de un NFT, que permitirá a quien lo compre, adquirir la propiedad de esa obra, no una mera licencia, como si se hiciese con un cuadro original en una galería de arte física. Asimismo, el NFT garantiza al comprador de la obra de arte digital la autenticidad de la obra adquirida, es decir, que ha sido realizada por el autor y no se trata de una imitación.

Esta estructura puede aplicarse a cualquier activo coleccionable. Se está extendiendo así su uso entre los músicos, que pueden con ello monetizar versiones especiales de sus canciones o incluso las entradas a sus conciertos virtuales.

Cabe destacar el uso de los NFTs en el mundo del deporte, a través de la tokenización de activos reales. Los nuevos artículos deportivos coleccionables se moverán dentro de este mundo de coleccionables digitales, que pueden incrementar notablemente su valor añadido gracias a la facilidad de comerciar con los NFTs. NBA Top Shot es ahora mismo la plataforma de este tipo con mayor volumen de comercio; en total Top Shot ha movido más de 460 millones de dólares desde su creación. El récord de un NFT más caro en NBA Top Shot corresponde a una jugada de la estrella LeBron James, vendida por más de 200.000 dólares; sin embargo, una tarjeta del futbolista portugués Cristiano Ronaldo rompió ese récord entre los NFT de deportes a mediados de marzo de 2021.

Otra de las utilidades de los NFTs es su versión como producto de inversión. Los tokens no fungibles permiten representar fracciones de activos del mundo real, y tradearse como tokens en una blockchain, con el consiguiente rendimiento económico. Esta opción resulta muy atractiva para introducir cierta liquidez en activos que, de otro modo, resultan de difícil o larga conversión en liquidez, como bienes inmuebles o participaciones en un proyecto empresarial no representado por acciones negociables.

Igualmente es destacable el papel que los NFTs puede jugar en el sector de la identidad digital. Así por ejemplo, un ciudadano podría proporcionar su documento de identidad a una agencia autorizada para que ésta pueda generar un NFT único que represente la firma digital de dicho ciudadano, y que tendría capacidad por si mismo para confirmar la validez de esos datos, lo que significa que ese token no fungible podría ser utilizado como documento oficial.

 

3.- ¿Cómo comprar y vender NFTs?

 

En la actualidad existen ya varias webs y marketplace en los que poder adquirir NFTs. Podemos señalar, entre otras, los marketplace Rarible o Makersplace, en los que podemos encontrar vendedores y potenciales compradores de NFTs; e incluso se pueden adquirir desde la propia página web de Top Shop de NBA.

Pero como todo activo, son muchas las opciones para comprar y vender tokens no fungibles. Recientemente, la casa de subastas Christie´s cerró la venta como NFT de una obra de arte digital del artista Mike Winkelmann, conocido como Beeple por US$69 millones. En otra línea, el streaming conocido como “Willyrex” ha anunciado la venta de sus propios NFTs de edición limitada a través de sus plataformas.

Hay que tener en cuenta que el carácter único o limitado de los NFTs confiere a estos tokens un potencial valor añadido muy elevado, de modo que no se trata únicamente de la primera venta, sino que las posibilidades de revalorización del NFT una vez emitido abren toda una nueva forma de mercado.

 

4.- ¿Cuáles son los usos más comunes en los NFTs en estos momentos?

 

Los Nfts más utilizados en este momento son los que están enfocados en el mundo del arte como pueden ser las pinturas digitales, esculturas digitales etc.

También en el ámbito del coleccionismo fuera del arte se usan como, por ejemplo, en los cromos deportivos digitales o respecto a momentos épicos y/o jugadas históricas en deportes como el béisbol, baloncesto o fútbol.

En el mundo de los videojuegos también se están usando cada vez más como forma de minar una cripto moneda o para premiar a sus jugadores con esos Nfts a modo de compensación económica instantánea o en forma de coleccionable para que, pasado un periodo de tiempo indeterminado, tenga un mayor valor y se pueda subastar o se venda de forma directa.

 

5.- ¿Cuáles pueden ser sus usos en el presente-futuro?

 

Los usos de los Nfts actualmente son prácticamente infinitos. Teniendo en cuenta que son un activo digital tangible y que puede estar integrado en cualquier entorno virtual de cualquier sector e industria, desde sectores de servicios, hasta la creación de contenido y productos virtuales y/o físicos.

Abrir chat